El bambú, es un recurso muy valioso que aporta alimentos, muebles, medicinas y combustible al 50% de la población. Algunas especies son tan resistentes que en Asia lo utilizan hasta para los andamios.

El bambú es de la familia gramínea, no es una madera propiamente dicha, es madera con fibras y las fibras tienen calidades superiores al hierro, puede ser tan resistente como él pero también es mucho más flexible.

El bambú ayuda a la autorregulación de la temperatura de la habitación, lo que impide humedades: en invierno es cálido y en verano fresco. Su veta y color relajan la visión. Los suelos de bambú absorben los sonidos. Su textura es antideslizante y antialergias.

El bambú es un protector del ambiente. Dentro de sus beneficios ecológicos se encuentran que: es un procesador del dióxido de carbono (CO2) mucho más eficiente que la mayoría de los árboles del bosque tropical; recientes estudios de la Unión Europea confirman que sus requerimientos de agua son mínimos y que las raíces son una excelente protección contra los deslizamientos de tierra, es más resistentes a los movimientos telurólicos que las casas construidas con materiales convencionales.

El bambú se reproduce rapidamente, es una planta (no un arbol), por lo tanto no es una madera, es una materia compuesta de fibras que le confiere una resistencia muy elevada sumada a una gran elasticidad.

Se ha comprobado que las tarimas, pavimentos y suelos de bambú en cuanto a variaciones dimensionales es un 50% más estable que el parquet de roble.

En las pruebas de dureza realizadas con el metodo de brinell sus excelentes cualidades le dan ventaja frente a la mayoría de maderas utilizadas para fabricar tarimas, pavimentos de madera, parquet y suelos, también se utiliza para fabricar alfombras.

Las Tarimas, Parquets, Pavimentos y Suelos de Bambú se deben considerar siempre, como una de las mejores elecciones para revestir y decorar Locales Comerciales y Viviendas, ya que aportan elegancia y modernidad a la vez.

Publicado: 22 de Agosto de 2017