Publicado: 30 de Abril de 2017 a las 21:34

Elegir el suelo de nuestra casa es una de las decisiones más importantes que hay que tomar en materia de decoración. Y es que el pavimento es un elemento fundamental, no solo desde el punto de vista del interiorismo, sino también del mantenimiento. Además, hay tantos suelos modernos para casa que a veces puede resultar complicado saber cuál es el más adecuado para nuestro espacio.


Hoy queremos darte algunas claves para que conozcas la mayoría de posibilidades que tienes a tu alcance y así te resulte más fácil seleccionar material y diseño para los suelos de tu casa.

Suelos de madera 

Puede que sea uno de los materiales más antiguos de la humanidad y que lleve siglos acompañando al hombre en su periplo por el mundo, pero eso no quiere decir que haya perdido ni un ápice de vigencia y actualidad. Los suelos derivados de la madera  es la opción más eficaz si lo que queremos es conseguir una sensación de máxima calidez y un ambiente acogedor. Posee una belleza natural perfecta y una textura y un tacto agradables que aumentan el confort de cualquier espacio.

Por todas estas razones la madera ha sido, es, y yo creo que seguirá siendo, una opción muy demandada en cuanto a los suelos modernos para casa. Y esto se ve confirmado por los nuevos diseños que están apareciendo en el mercado.

Suelos Laminados

Dentro de los suelos laminados encontramos un amplísimo abanico de posibilidades donde la calidad varía según nuestra elección. Así, existen modelos de suelo laminado de baja calidad, de una calidad media o de una calidad alta. No te dejes llevar por las apariencias y descubre todas las posibilidades que te ofrece un suelo laminado para tu casa.

De la mano de la calidad nos encontramos también con la durabilidad de este material. Así, son bastantes las voces que desaconsejan su uso en nuestra vivienda ya que dura pocos años. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Esta afirmación no es cierta y se ha convertido en una leyenda urbana que no debemos tomar como cierta. La mayoría de los suelos laminados que se pueden encontrar en el mercado nos ofrecen garantías de unos 20 o 30 años. Así, no podemos decir que sea un suelo poco duradero. Es cierto, que su vida es ligeramente inferior al parquet ya que no permite el proceso de lijado de forma asidua. Esto, provoca una ventaja y un inconveniente. La ventaja es que su mantenimiento será inferior dado la incapacidad para ser lijado. Por otro lado, el inconveniente es que una vez se deteriore, no quedará más remedio que sustituirlo completamente.

Por último, otro de los mantras que arrastra el suelo laminado es su composición y origen sintéticos. Es cierto que, en la mayor parte de los suelos laminados, la composición principal está hecha a base de elementos sintéticos. Sin embargo, en muchos casos no tiene por qué ser de esta manera. El aspecto visual de este tipo de pavimento laminado no llega apenas a diferenciarse de un parquet natural.


Porcelánicos, pura innovación


Después de los suelos de madera que, como ya has comprobado, me apasionan, los pavimentos porcelánicos me parecen una opción estupenda para las casas. Sobre todo por su mantenimiento, casi nulo, y su gran resistencia.



Si quieres colocar un pavimento porcelánico, pidenos presupuesto sin compromiso.



Pavimentos Vinílicos 

Es el material de mayor aislamiento y mejor comportamiento frente a la humedad. También por su bajo peso y espesor, es una gran opción para las reformas de viviendas antiguas, ya que se transporta fácilmente y su instalación es muy limpia.